31 dic. 2017

Iberia : Trabajadores Eventuales de usar y tirar

Resultado de imagen de eventuales iberiaOtra vez nos encontramos con actitudes absolutamente deplorables por parte de la empresa "líder en el sector" que dice y pretende ser Iberia.
Trabajadores Eventuales que se han dejado la piel, su esfuerzo, su salud,... han sido excluidos de la Bolsa de Empleo, sin explicación,  sin causa, sin indemnización... Muchos de ellos tras casi una década prestando sus servicios en la compañía. Que se puede esperar de esta empresa en la cual el compromiso hacia el trabajador es nulo y su trato hacia ellos raya muchas veces en prácticas abusivas.
Estos trabajadores que en el pasado ya han demostrado sobradamente sus aptitudes y capacidad para desempeñar su trabajo, algunos con cartas de felicitación , son eliminados por el simple hecho de exigir la legalidad vigente, por ejemplo no hacer horas complementarias, a lo que no están obligados, recordemos que son "voluntarias" según resolución de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social y el Estatuto de los Trabajadores.
Cuando en lugar de valorar las capacidades y aptitudes de los trabajadores se les excluye por exigir nada más y nada menos que lo que les corresponde y como medida de escarmiento ante el resto de trabajadores eventuales. Así pues, viendo comportamientos como éstos  ¿nos piden a los demás compromiso, productividad y proactividad ? . En lugar de seguir el ejemplo de un empresario y competidor que señaló : " Si cuidas a tus empleados, ellos cuidarán de tus clientes"
 
¡¡¡ NO NOS VENDEMOS, NO NOS RENDIMOS !!!
 
Secc. Sind. CGT-IBERIA-BARAJAS

30 dic. 2017

GALERIA DE BUITRES CDXIX

Los Franco, una inmensa fortuna que arrancó con una gran matanza fundacional                   
La familia Franco.- EFELa muerte de Carmen Franco sitúa de nuevo la herencia de los Franco en el ojo del huracán. Ella fue la única heredera del dictador. La beneficiaria exclusiva del patrimonio que Francisco Franco acumuló durante la Guerra Civil, primero, y durante sus 36 años de dictadura, después. Una fortuna que arrancó con el golpe de Estado del 18 de julio y su matanza fundacional. El conocido como "exterminio suficiente". Desde entonces y hasta nuestros días los herederos del dictador disfrutan de una más que acomodada situación económica a pesar de que en una entrevista reciente concedida a El Mundo Carmen Franco se lamentara de lo caro que era mantener ciertas propiedades. 
El periodista y escritor Mariano Sánchez calcula en su libro Los Franco S.A. que la fortuna de los Franco debe rondar los 500 o 600 millones de euros gracias, sobre todo, a un importante número de viviendas e inmuebles. La misma obra describe cómo Carmen Franco y su marido Cristóbal Martínez-Bordiú disfrutaban en 1975, año en el que falleció su padre, de 22 propiedades. Entre ellas, el pazo de Meirás, el palacio del Canto del Pico (valorado entonces en 300 millones de pesetas), el enorme edificio de Hermanos Bécquer (donde ha fallecido), siete fincas rústicas y chalés repartidos en Guadalajara, Marbella, Puerta de Hierro, La Moraleja y hasta en Miami. El periodista Jesús Ynfante suscribió en la revista Posible que la fortuna de los Franco podía alcanzar los 100.000 millones de pesetas a finales de los 70.
Pero las riquezas de los Franco Martinez-Bordiú no terminaban ahí. La hija del dictador y su marido no conocían nada de la presunta austeridad que se le suponía a Franco. Su marido y ella comenzaron a ocupar cargos en los grandes consejos de administración del país en lo que parecía una comunión perfecta entre la dictadura franquista y los grandes capitales del país. De hecho, en la actualidad Carmen Franco aún mantenía diferentes cargos en 21 empresas y El Español recoge que la heredera del dictador era la administradora única de dos compañías que juntas superaban los 38 millones de euros.
¿Pero cómo han conseguido los Franco tal fortuna? ¿Debió la democracia investigar la millonaria herencia que dejaba el dictador? ¿Es legítimo que una familia disfrute de las propiedades que un dictador expolió? El prestigioso historiador Ángel Viñas denuncia en La otra cara del Caudillo que Franco filtró para sí mismo, desde el primer momento, parte de las donaciones a la autodenominada causa nacional y que no tuvo reparos en revender alrededor de 600 toneladas de café donadas por Brasil para el pueblo español por una fortuna. Asimismo, el dictador también recibía una gratificación mensual de 10.000 pesetas de Telefónica. 
Así las cosas, Franco en 1940 poseía en sus cuentas 34 millones de pesetas de la época (unos 388 millones de euros de hoy día según el método de conversión José Ángel Sánchez Asiaín) y el origen de ese dinero no puede encontrarse en los salarios que el dictador habría obtenido por parte del Estado antes de la Guerra Civil ya que su nómina mensual en 1935 era de 2.493 pesetas y en 1940, ya como dictador, percibía 50.000 pesetas anuales. "Ni ahorrando todos sus emolumentos como jefe del Estado y como capitán general, más la gratificación de Telefónica, es posible que Franco pudiera acumular los saldos bancarios de los que disponía en agosto de 1940", subraya el historiador.
Un dinero que comenzó a acumular gracias al golpe de Estado militar del 18 de julio de 1936. Mientras sus tropas perpetraban el conocido como "exterminio suficiente"un plan de exterminio sistemático que llevó a cada localidad española su matanza particular, Franco llenaba sus bolsillos. Había que ser precavido. La guerra se podía ganar o perder, pero había que asegurar que tanto sacrificio había merecido la pena, al menos, para su familia. 
El historiador Francisco Moreno escribe en Los desaparecidos de Franco (Editorial Alpuerto) que el plan de exterminio franquista es algo "intrínsecamente unido" a la dictadura. No se puede entender a Hitler sin las cámaras de gas, ni a Franco sin el "exterminio suficiente". "Si se niega el plan [de exterminio] se está negando la esencia del fascismo europeo y del franquismo. Algo muy importante es que, para mantener el clima de terror no hay que estar matando siempre ni derramando sangre siempre. Cuando se consuma una fase de terror sangriento, después el Estado puede vivir un tiempo de las rentas. Basta con que se mantenga la amenaza del terror, para que permanezcan sus efectos", sentencia Francisco Moreno, historiador y catedrático de Instituto.
Carmen Franco, sin embargo, jamás dio un paso para reconocer la matanza fundacional de su padre y pedir disculpas por ello a sus víctimas. Las cunetas, aún llenas de cadáveres, sirven como testigos silenciososos de la sed de sangre de Franco. La hija del dictador, por el contrario, presidió la Fundación Francisco Franco dedicada en cuerpo y alma a blanquear la imagen de su padre. Su patrimonio pasará ahora a sus herederos. Es la democracia de 1978. 
http://www.publico.es/politica/franco-inmensa-fortuna-arranco-gran-matanza-fundacional.html

ERTE en Acciona AS

El pasado viernes día 22 de diciembre la dirección de la empresa entregó a la mesa negociadora la documentación del ERTE.
Resultado de imagen de ERTE en Acciona AS.Tras de finalizar la reunión y estudiar la documentación podemos informaros de lo siguiente:
TIEMPO DE AFECTACIÓN: 5 meses de enero a mayo. Tras la quiebra de Niki, la actividad, según la empresa, ha quedado reducida al 89,86% en las primeras 12 semanas del año respecto a las misma fechas del año pasado. Respecto a los meses de abril y mayo la empresa prevé una reducción del 70% y 60% respectivamente, pero esto basado en previsiones y no en datos concretos.
PERSONAL AFECTADO: Los números no terminan de cuadrar, lo cual nos tendrán que aclarar en la próxima reunión. Respecto al listado aportado podemos concretar que el ERTE afecta a 108 trabajadores fijos (a tiempo completo y a tiempo parcial).
48 del departamento de pasaje, 47 de rampa, 8 de operaciones, 3 de Lost & Found, 2 mantenimiento
CALENDARIO: La próxima reunión será el próximo día 29 de diciembre, y también se programó que la segunda reunión negociadora será el día 3 de enero.
ESCENARIO: Tras la quiebra de Air Berlin, buena parte de sus vuelos pasaron a ser operados por Niki, mientras que otros vuelos, más de 2000 según la propia Acciona, han sido operados por Eurowings, mediante la cesión de aeronaves y tripulaciones.
Acciona trasladó estos números a Groundforce (empresa que opera el handling a Eurowings) para que se cumpliese lo establecido en el convenio de sector, es decir, subrogación. Tras la negativa de Groundforce, la convesación pasó a la Mesa Mixta Paritaria del convenio donde la parte social reclamó a ASEATA que llegaran a un acuerdo, cosa que de momento no ha ocurrido.
Como no es de extrañar la empresa aprovecha la coyuntura, y mientras la Comisión Paritaria les da manga ancha, quieren que seamos los de siempre los que les entreguemos una parte substancial del salario que les permita pasar un mejor principio de año.
El sector está regulado, y mientras exista la demanda de viajeros no deberían peligrar las condiciones de trabajo, ni suspenderse contrato alguno, eso si las cosas se hacen bien por parte de los operadores, y la comisión mixta paritaria cumple con su labor de vigilancia.
No podemos permitir, ni por un día, la minoración de cualquiera de los conceptos fijos que tenemos en nómina. El redactado del convenio sectorial es tan favorable a los intereses de la patronal en el tema económico, que cualquier incidencia sobre los conceptos de la nómina en los anteriores 12 meses a un proceso subrogatorio, supone que las consecuencias sobre el salario se mantengan durante toda la vida laboral. Si la subrogación tiene como parte positiva el mantenimiento del empleo, a la regresión salarial de los subrogados se le tendría que añadir está perdida de salario de por vida.
No podemos permitir que los trabajadores fijos discontinuos retrasen su llamamiento por que, visto como esta el futuro invernal necesitan trabajar lo máximo y mejor posible el verano para pasar el invierno que se les avecina.
La solución ha de venir del mismo sitio que vienen los problemas y si en Madrid han decidido hacernos pagar a nosotros la cuenta, tanto la paritaria como Acciona, los que si de verdad nos tendremos que movilizar seremos tú y yo.
Los trabajadores no debemos pagar el pato de un no acuerdo de ASEATA.
Sindicato Federal Aeroportuario
http://sfa-cgt.org/erte-en-acciona-as/

IAG compra Niki por 20 M € y le inyectará hasta 16,5 M €

Resultado de imagen de niki airlinesLa transacción se realizará a través de la creación de una nueva compañía subsidiaria de Vueling que se incorporará como una empresa austríaca y "operará inicialmente de manera independiente", se indica en la nota.
IAG apunta que la operación, cerrada en las últimas horas, está sujeta a las condiciones habituales de cierre y a la aprobación de la Comisión Europea.
Los activos, señala, incluyen un máximo de quince aviones de la familia A320 y "una atractiva cartera" de "slots" (derechos de aterrizaje y despegue) en varios aeropuertos, incluidos Viena, Dusseldorf, Munich, Palma o Zúrich. IAG calcula que la nueva compañía contratará unos 740 empleados de Niki.
El consejero delegado del grupo, Willie Walsh, afirma en el comunicado que "Niki era la parte económicamente más viable de Air Berlín y su enfoque en los viajes de ocio encaja perfectamente con la estrategia de Vueling".
"Este acuerdo permitirá a Vueling incrementar su presencia en Austria, Alemania y Suiza y ofrecer a los consumidores de la región muchas más opciones de viajes 'low-cost" o de bajo coste", declara.
IAG, que hizo la mayor oferta por la aerolínea austríaca de entre varios pujadores, dice que, "a su debido tiempo y cuando se considere oportuno, se proporcionarán más detalles sobre la nueva compañía subsidiaria, así como su propuesta de rutas".
https://www.hosteltur.com/125852_iag-compra-nikki-20-m-le-inyectara-165-m.html

26 dic. 2017

GALERIA DE BUITRES CDXVIII

El capitalismo de amiguetes
La casta empresarial española es muy singular. Muchas de sus sagas se forjaron a la sombra del Estado, que a lo largo de la historia les hizo ricos de todas las formas posibles. Emprendedores había pocos por eso del que inventen ellos y porque aquí estaba todo inventado. El principal cliente de los grandes negocios siempre fue el Estado y cuando los negocios dejaban de serlo era éste quien corría al rescate para nacionalizar la chatarra y devolverla abrillantada a nuestros grandes buscavidas. Así se ha escrito la historia de nuestra industria, un caso insólito en el mundo ya que el enriquecimiento empresarial siempre fue directamente proporcional a lo deficitario del objeto social. A mayor ruina, mayor fortuna.
Resultado de imagen de El capitalismo de amiguetes FlorentinoHeredero de esta larga tradición de pícaros hispanos, Florentino Pérez ha acabado siendo el emperador de ese capitalismo de amiguetes que tantas glorias ha proporcionado a nuestras familias más ilustres. A nadie tendría que extrañar que el origen de su imperio fuera una pequeña constructora participada por Banca Catalana, Construcciones Padrós, que su actividad dependiera de las obras que le adjudicaba la Generalitat, que tras la quiebra de la entidad financiera y la recesión inmobiliaria Padrós acabara en el Fondo de Garantía de Depósitos, y que por una peseta Pérez y sus amigos se convirtieran en constructores después de recibir 100 millones del citado Fondo para el reajuste de la plantilla. Únase a esto un refinado cultivo de relaciones personales iniciado en su paso por la política –los amiguetes, para entendernos- y tendremos la clave de la gloria del personaje. Así se hacen los negocios entre África y los Pirineos.
Con estos antecedentes se entiende mejor el caso del almacén Castor, el fiasco más sonado de los últimos años pero, a la vez, la demostración palpable que el llamado riesgo empresarial es en España sólo un concepto teórico. Como resumen, el caballero monta una empresa para construir un depósito subterráneo de gas que, obviamente se le adjudica. Lo que iba a costa 400 millones, se multiplica por tres. La declaración de impacto ambiental, ya y tal. El tinglado se asegura con cláusula según la cual en caso de dolo o negligencia grave de la empresa, pagamos todos. Se suceden los terremotos y apoquinamos como está mandado, pero no ad calendas graecas sino en el acto, ya, por decreto, y si te he visto no me acuerdo. Misión cumplida.
Resultado de imagen de almacén CastorVarios años después de la factura viene el Constitucional a decir que el abono de 1.350,7 millones es inconstitucional, aunque sólo en la forma, en las prisas, en la urgente necesidad, porque del fondo para qué va a ocuparse el Tribunal si es que alguien le ha preguntado. Y empiezan lo sudores para el Gobierno, a ver qué se inventa Supersoraya a la vuelta de su aventura en el país de los secesionistas, veamos qué enjuague es posible ahora que no tenemos mayoría en el Congreso, pensemos qué coño hacemos con el marrón.
Todos preocupadísimos, menos Florentino, claro, porque, ¡ay Santa Rita!, ven ahora a quitarme el cheque de Enagás, ven a deshacer la titulización de la deuda adjudicada a la banca a 30 años y repercutida en el recibo del gas de los pringados, ven ahora a pedirme cuentas en el descanso de algún partido del Madrid en la Champions, que ya hemos tirado la Liga, ven y te explico cómo me va la OPA de Abertis y cómo te estoy salvando el culo en esa empresa “estratégica” que se quieren quedar los italianos.
El capitalismo de amiguetes no tiene ideología. El negocio se puede empezar con el PSOE, continuar con el PP y hasta puede ser avalado por IU -cuando existía- como la famosa operación de las torres de la Ciudad Deportiva. “A ver si vienen mis amigos del PSOE y os echan de una vez” era una frase que el constructor ha repetido más de una vez cuando algún dirigente del PP osaba interponerse tímidamente en sus propósitos. A ver si vienen para que todo siga igual, para que los fracasos sean éxitos clamorosos, para que sigamos pagando las fiestas y las estafas.
http://blogs.publico.es/escudier/2017/12/26/el-capitalismo-de-amiguetes/

El mito de la inspección de trabajo: un inspector por cada 1.600 empresas

Las horas extra no cobradas y el fraude en la contratación son las dos infracciones más perseguidas por Inspección de Trabajo, un departamento con pocos recursos y escaso margen de actuación.
Resultado de imagen de la inspección de trabajoDicen quienes les han visto que guardan una figura humana bastante reconocible. Nada raro. Habrá que fiarse de esos testimonios porque el resto coincide en afirmar que jamás ha avistado a un inspector de trabajo pese a que no le vendría mal que se diese una vuelta por su empresa. Algunos de estos funcionarios podrían contestar que tienen la opción de denunciar lo que deseen para ponerse en marcha. Otros comentarán que para qué, si las resoluciones no son concretas. También pueden alzar la voz quienes piensan que los inspectores trabajan para el Gobierno y este se pone siempre al servicio de los poderosos. Y mientras, entre esto y lo otro, la casa sin barrer.
Para entender la labor de la Inspección de Trabajo solo hay que cambiarle el nombre. En Argentina, por ejemplo, se la conoce como Policía de Trabajo. Eso ya indica que su labor, al menos teórica, es velar por el cumplimiento de las leyes.
En España las competencias se reparten. Las comunidades autónomas usan a la Inspección para atajar el fraude en las relaciones y la prevención de riesgos laborales. El Estado vigila la parte de Seguridad Social y extranjería. Solo Catalunya y País Vasco tienen las competencias completas sobre el personal.
El día a día de uno de estos funcionarios suele estar bien cargado de tareas. “El inspector hace visitas a empresas. Esas empresas no suelen estar en los centros de las ciudades. El transporte conlleva tiempo. Además, cuando se acude, no suelen tener toda la documentación requerida. Entonces hay que citarlas. Ahí entra la labor de despacho, pero luego queda redactar el informe”, relata Vicente Mora, que trabaja en la Inspección Provincial de Madrid.
Cada inspector realiza una media de 171 visitas a empresas, frente a las 134 que se registran en Alemania y las 59 de Francia, según los datos de los respectivos departamentos recogidos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
Pero además, “los recursos son insuficientes”, dice Mora. En España no se llega a los 2.000 efectivos entre inspectores y subinspectores, según las últimas cifras aportadas en 2015. Una cifra claramente deficitaria en comparación con las cerca de 3,2 millones de empresas que existen en España, según la revista Forbes.

Ante la precariedad

De las infracciones cometidas en 2015 dentro de la competencia de relaciones laborales, más del 40% correspondieron al tiempo de trabajo. Ahí entran las horas extra trabajadas y no cobradas o las jornadas a tiempo parcial que se acaban convirtiendo de forma irregular en jornadas a tiempo completo.
“El control en estas materias se lleva haciendo desde hace mucho tiempo, pero no sé si los resultados son los adecuados”, dice Beatriz Losada, inspectora de trabajo que actualmente ocupa el cargo de presidenta del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA).
De nuevo conviene darse una vuelta por las estadísticas. Desde el arranque de 2012 y durante 18 trimestres seguidos, más de la mitad de las horas extra trabajadas en España no se cobraron. Se alcanzó el máximo del 60% en 2014. En la última Encuesta de Población Activa, la del tercer trimestre, el nivel ha quedado en el 46,2%, todavía diez puntos por encima del nivel de arranque de la crisis. A día de hoy, en sectores como el comercio y la hostelería, las horas no abonadas continúan representando más de la mitad.
Resultado de imagen de contratos a tiempo parcialOtro problema son los contratos a tiempo parcial. En 2015, tras la labor de la Inspección, se hicieron 12.383 incrementos de jornada. En dos terceras partes de los casos el aumento fue superior al 50%. Eso significa que, en muchas situaciones, lo que se paga por una buena parte de la jornada queda a la voluntad del empresario y al margen de las cotizaciones a la Seguridad Social.
Estar contratado a cuatro horas o menos y trabajar ocho o más es una situación tan común que lleva al inspector Mora a afirmar que el problema ya no es la comentada dualidad del mercado laboral. “Realmente ya da lo mismo tener un contrato fijo o temporal. No hay tanta diferencia ni siquiera en las indemnizaciones. Ahora la precariedad está más relacionada con el tiempo de trabajo que con la naturaleza del contrato”.
Pero, ¿por qué la espada del inspector es incapaz de cortar el nudo gordiano? En 2014 un informe de la Unión Progresista de Inspectores de Trabajo denunciaba “el sesgo ideológico” de la institución. Un año antes, las inspecciones realizadas a trabajadores por fraude en la prestación de paro aumentaron un 76%.
“Nos costó romper esa dinámica”, comenta Lola Santillana, secretaria de Empleo y Cualificación Profesional de Comisiones Obreras. “Durante un tiempo la Inspección se dedicaba a perseguir personas en desempleo, las víctimas de la crisis”, explica. La cuestión es si el fraude a la hora de cobrar el paro estaba justificado.
“El número de personas a las que se les levanta un acta de infracción por fraude en la prestación por desempleo es realmente bajo. Creo que responde más a un alarmismo”, sentencia Mora.
Otra cosa es si eso demuestra el sesgo ideológico. “No me atrevería a decir eso. Lo que sí puedo decir es que las campañas de la Inspección no se deberían enfocar contra los más débiles”, sostiene Lluc Sánchez, abogado de CGT. “Quizá el sesgo sea transversal”, dice Mora. “En realidad, ningún gobierno está interesado en que la Inspección actúe debidamente hasta el momento”.

Falta de herramientas

Todos coinciden: demostrar algunas de las situaciones irregulares es muy complicado. “La reforma laboral ha provocado que la Inspección de Trabajo tenga menos herramientas para llevar a cabo su función”, afirma Losada. Esto afecta principalmente al control de la jornada. La ley no obliga a las empresas a registrarla, cuestión que complica el trabajo de los inspectores a la hora de detectar fraude.
Han advertido de ello incluso los jueces. “Esa obligación no existe por ahora y los tribunales no pueden suplir al legislador imponiendo a la empresa el establecimiento de un complicado sistema de control de horario”, decía una sentencia del Supremo por un litigio que afectaba a Bankia. Era, además, un toque de atención a la Audiencia Nacional, que había dado previamente la razón a los trabajadores.
“La Inspección de Trabajo no puede llevar a cabo una actuación subjetiva. Yo tengo, en aplicación de una norma, que verificar el comportamiento para ver si es apto o no. Si la ley no es clara, no voy a poder llevar a cabo un control objetivo”, argumenta Losada.
La ley no ayuda, pero ¿qué hay de la autocrítica? “Es muy habitual que la Inspección eche balones fuera y diga que el asunto tratado es para los tribunales”, dice Lluc Sánchez. El abogado se queja de que, en muchos casos, las resoluciones “son poco claras”, cuestión que no ayuda en los juicios.
“Hay funcionarios más y menos diligentes”, reconoce Mora. “Pero, en general, hacemos un buen trabajo. El problema es que con los medios de que disponemos, tampoco se puede hacer demasiado”.
La falta de medios es una queja recurrente. También el diseño de las campañas, es decir, la hoja de ruta que sigue la Inspección cuando actúa de oficio. “Son insuficientes”, dice el inspector Mora.
Esos planes dependen en buena medida de las comunidades autónomas. Es así como se adaptan a la realidad de los territorios: centrados más en el fraude en el campo, por ejemplo, en Andalucía o Extremadura. “Allí hemos detectado y puesto en conocimiento de la Inspección la cuestión de los falsos autónomos, personas que trabajan por cuenta ajena y después lo hacen por cuenta propia en el mismo empleo”, dice Lola Santillana.

Los buzones


El peso de la actuación de oficio de la Inspección es del 75%. El resto corresponde a las denuncias. Todo trabajador puede acudir a la Inspección de Trabajo a dar a conocer hechos que considere irregulares. Esa denuncia no es anónima, pero el funcionario debe guardar sigilo. Sin embargo, el miedo se apodera de muchos empleados en situación irregular.
“Aquí resulta clave la labor de los sindicatos”, comenta Elena Pérez, directora de Trabajo y Seguridad Social del Gobierno vasco. Las centrales tienen mayor presencia en la industria, un sector importante en Euskadi. De ahí que el peso de la denuncia ante la Inspección sea mayor. Supera el 30% en Guipúzcoa, aunque más llamativo es el caso de Vizcaya, donde se roza el 60%. Ella lo explica en parte en que en esta provincia hay más rivalidad sindical. “Eso ayuda, la competencia ayuda a mejorar siempre”.
Pero los sindicatos no son fuertes en general en el sector de la hostelería o el comercio. Y menos todavía si las empresas son pequeñas. Ahí, “el miedo se apodera de los trabajadores”, dice Santillana.
Para ellos queda el recurso de los buzones anónimos. Con esa idea se creó uno en el País Vasco, donde se corrobora el perfil. “La mayoría de denuncias llegan de bares”, confirma Pérez. Entre junio y octubre, los primeros meses de funcionamiento, el buzón ha registrado 77 denuncias. De estas, 24 las tramita la Inspección de Trabajo. Por el momento ninguna ha terminado en sanción.
El Ministerio de Empleo también tiene su propio buzón anónimo. Las más de 135.000 denuncias recogidas ahí permitieron aflorar 5.444 empleos y sancionar a los infractores por valor de 16,7 millones de euros, un 5,4% del valor total de las multas. 
Pero los datos son de 2015, los últimos disponibles. Empleo, tras una consulta a través del Portal de la Transparencia, no ha aportado ni siquiera las cifras de 2016 bajo el argumento de que se están recopilando “para la elaboración de la Memoria anual de la actividad de la Inspección de Trabajo”. Se demuestra así que los tiempos y las urgencias son diferentes según el ámbito en el que nos encontremos.
Como muestra, un botón: en septiembre, tras una reunión con los líderes sindicales y patronales, la ministra Fátima Bañez reconocía que se debía reforzar las actuaciones de la Inspección en materia de fraude en la contratación y revisar el régimen de sanciones. Así quedó fijado en uno de los puntos de un documento que también se pasó a la prensa.
Poco más se sabe de aquello. Ha habido una reunión más del foro en el que se discute este aspecto: la Mesa de Calidad del Empleo, “pero todavía no hemos entrado en materia”, dice Lola Santillana, que estrenó su cargo en junio. “Yo no estaba acostumbrada a estos tiempos”, confiesa.
Es una sensación generalizada en las cúpulas de UGT y CC OO. Las dos se han renovado hace poco. Ahora falta por ver si vencerán la frustración que genera no avanzar o sucumbirán ante el hastío. 
https://www.elsaltodiario.com/laboral/mito-inspeccion-de-trabajo

24 dic. 2017

La lucha por el tiempo libre

El trabajo asalariado marca los ritmos de nuestra vida. Nuestra cotidianeidad viene determinada por la necesidad que tenemos de vender nuestra fuerza de trabajo para sobrevivir. En este contexto, nuestro tiempo deja, en una parte importante, de pertenecernos. Pero no nos conformamos, no nos sentimos dignificados por tener que trabajar 40 o más horas semanales, nos jode no poder ver más a nuestros seres queridos, no poder disfrutar de nuestras pasiones. Y es por ello que creemos que es importante potenciar una lucha por la reducción de la jornada laboral, pero no a cualquier precio, no al de los “minijobs” o la miseria de tener que encadenar dos trabajos a tiempo parcial mal pagados. Para abrir el debate, os presentamos este artículo que hemos traducido de la revista estadounidense Jacobin. No compartimos todos sus puntos de vista, pero nos parece un interesante punto de partida sobre el que empezar a construir un discurso y una práctica.
El mes pasado, el mayor sindicato alemán, IG Metall, lanzó una campaña con profundas raíces históricas. Dicho sindicato – que representa a unos 2,3 millones de trabajadores fabriles – está usando las negociaciones salariales anuales para reclamar una reducción en la semana laboral, de las 35 horas actuales a 26, argumentando que permitiría a los trabajadores, entre otras cosas, cuidar de niños y parientes mayores. Con esta iniciativa, IG Metall ha vuelto a poner en la palestra uno de temas más sagrados y tradicionalmente exitosos del movimiento sindical: el tiempo libre para los trabajadores.
El tiempo libre, como argumenta IG Metall, es esencial para una dignidad básica; para cuidar de nosotros mismos y nuestras comunidades, necesitamos tiempo más allá del que empleamos en generar ganancias para nuestros empleadores. Tan importante como esto, necesitamos realizar nuestro potencial humano. Nuestra capacidad de pensar independientemente, experimentar amor, cultivar amistades y perseguir nuestras propias curiosidades y pasiones requiere de un tiempo que es nuestro, tiempo que no pertenece ni a nuestro jefe ni al mercado. En esencia, la campaña por menos horas de trabajo trata de liberación, tanto individual como colectiva.
Sorprendentemente, hace tiempo que éste dejó de ser un punto importante en las plataformas políticas en Estados Unidos, incluso en la izquierda. Pero no siempre fue así. “La duración de los días de trabajo”, argumentan los historiadores del trabajo, “históricamente ha sido el tema central planteado por el movimiento sindical estadounidense durante sus periodos más dinámicos de organización”.
Los mártires de Haymarket estaban luchando por las ocho horas de trabajo diarias (“ocho horas de trabajo, ocho horas de descanso, ocho horas para lo que queramos”, decía el lema de aquella época). Durante la Gran Depresión, en medio de una lucha laboral significativa, se llevó a cabo un intento fallido a nivel federal de recortar la semana laboral a las treinta horas. Durante décadas, el sindicalismo estadounidense vio en la lucha por el tiempo libre una demanda que podía unir a trabajadores calificados y no cualificados, a empleados y desempleados.
Hoy en día, deberíamos reclamar ese patrimonio. Reducir las horas de trabajo mientras se aumenta el nivel de vida debería ser uno de los temas centrales de la izquierda.
Las razones por las cuales esta reclamación desapareció por el camino son innumerables y complejas. El historiador Benjamin Kline Hunnicutt señala que en los EEUU la cultural de consumo de posguerra, la expulsión de los militantes radicales de los sindicatos y el impulso realizado por el capital para abrazar la idea del crecimiento económico como motor de la prosperidad, supusieron graves obstáculos que impidieron enfatizar la política del tiempo.
Resultado de imagen de La lucha por el tiempo libre trabajadoresEl auge del neoliberalismo tampoco ayudó. Generaciones de trabajadores han sido inculcadas para creer que las expresiones básicas de la humanidad pueden ser diferidas o compradas, y que trabajar duro y más tiempo es el boleto para una vida plena. Continúa avanzando por el camino laboral marcado y podrás pagar (individualmente) por un cuidado superior para tus hijos, negociar el tiempo de vacaciones, retirarte prematuramente y cobrar propiedades de inversión para dejar algo a tus herederos. Muchos sindicatos abrazaron esta nueva actitud; algunos aún abogan por un incremento de las horas de trabajo en lugar de hacer que los empleadores compensen mejor por las horas trabajadas.
Hoy en día, por el contrario, siendo la norma los bajos salarios y los empleos precarios, mucha gente, especialmente aquellos que comienzan sus vidas laborales, ya no trabajan bajo la ilusión de que dedicando más horas se consigue la llave para la dignidad y la felicidad. ¿Cómo podría serlo, si las pensiones decentes son algo del pasado o si los límites entre el tiempo de trabajo y el no laborable requieren constantes negociaciones?
En este contexto, muchos foros de la izquierda están vibrando con discusiones sobre el tiempo y la temporalidad; “capitalismo tardío”, futuros “post-trabajo” y “aceleración” se han convertido en frases familiares. Estos discursos son valiosos. Pero debido a que los objetivos reales de estas discusiones a menudo se mantienen en el ámbito de lo abstracto o lo lejano, tal retórica, por sí misma, no provee las herramientas adecuadas para una construcción de movimientos. Más si cabe, puesto que estas ideas tienden a moverse en círculos académicos u otros círculos pequeños, a menudo eluden a la mayoría de las personas que trabajan, por muy atractivas que las ideas en sí puedan ser. En otras palabras, esos viejos bribones, la teoría y la práctica, como niños gemelos corriendo en direcciones opuestas, necesitan ser reñidos y reunidos.
A corto plazo, deberíamos estar luchando por cosas como semanas de trabajo más cortas, aumento abrupto del pago de horas extra, edades menores para la jubilación, mayor seguridad social, vacaciones familiares, vacaciones pagadas, bajas pagadas por enfermedad, subsidios por hijos y años sabáticos. Todo ello apunta directamente a reducir las horas de trabajo motivadas por las ganancias y mejorar la autodeterminación de los trabajadores y sus condiciones laborales. Son objetivos tangibles y realizables sobre los que se puede construir. Y tienen la capacidad de reunir a trabajadores y desempleados. Podemos lograr el pleno empleo, por ejemplo, podando las horas de trabajo y repartiéndolas entre más trabajadores. Podemos unir al trabajador de atención domiciliaria y al pensionista expandiendo la seguridad social.
En el lado más teórico, existe una gran batalla retórica que librar sobre nociones del trabajo como fuente de significado. Y eso implica pensar más profundamente sobre el tiempo libre y cómo pasaríamos nuestras vidas en una sociedad con muchas menos horas de trabajo.
Bajo el capitalismo global, el tiempo libre es a menudo punitivo; muchas personas ya tienen grandes cantidades del mismo, desde los habitantes de los campos de refugiados hasta los parados. Y las crisis de los opiáceos y las metanfetaminas dejan claro que sin los recursos y los tejidos sociales adecuados, el tiempo libre puede ser lo opuesto a la liberación. Pero el dinero, por sí mismo, no es la respuesta. Mientras tanto, el capitalismo ha sido bastante astuto al impregnar el poco tiempo libre que tenemos con los mismos impulsos para producir y medir que asociamos al lugar de trabajo.
De forma que queda claro que sigue siendo esencial articular una visión positiva de lo que podría ser el tiempo libre y cómo podría ser financiado. Los movimientos se chocarán con un callejón sin salida sin una visión convincente de un futuro mejor; la construcción de esta visión es donde la teoría y la práctica se unen.
El momento está otra vez maduro para movilizarnos y reclamar por nosotros mismos tanto de nuestro tiempo mortal como podamos.

23 dic. 2017

¿Por qué el Salario Mínimo Interprofesional de 835 euros no es suficiente?

Hay que coger una muestra muy amplia en el tiempo para poder sumar una subida del Salario Mínimo Interprofesional con la cuantía absoluta igual a la que se pactó ayer en la llamada mesa de diálogo social que se reúne en el seno del Ministerio de Empleo. El año que viene, 2018, el SMIhabrá subido 130 euros con respecto a hace una década, el año 2008, cuando llegó a los 600 euros. Esta vez la subida de una década se hará realidad en 3 años, cuando en 2020 sea de 835 euros en 14 pagas anuales. Sin embargo para sindicatos que no participan en esta mesa -solo lo hacen CCOO y UGT-, catalogan el acuerdo, como mínimo de insuficiente

Unión Sindical Obrera - USO

En el tercer sindicato con mayor representación en España celebran el acuerdo, porque “no es una mala noticia” dice Laura Estévez, Secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales, pero sí les parece insuficiente porque el punto de partida no es bueno: “si hablamos de una subida del 4% para sueldos ‘normales’ nos parecería una gran noticia, ya que está muy por encima del IPC […] obviamente no nos vamos a enfadar porque sí que es una subida por encima de lo habitual, pero estamos insatisfechos”.
USO reclama una subida salarial progresiva que llegue a los 1.146 euros en 2020, tal y como exige la Confederación de Sindicatos Europeos: “el salario mínimo debería estar en los dos tercios del salario medio de un país”. En concreto, los estatutos de la asociación de sindicatos establecen que “no debe ser inferior al 60% del salario medio”, lo que España serían 1.126,86 euros -el último dato de sueldo medio es el de 2016: 1.878,1 euros-.
 
Actualmente USO no forma parte de ella porque, según Estévez, piden un 10% de representación media en toda España, con mínimos a cumplir en todas las Comunidades Autónomas: “máximos de representación muy por encima de los que se piden en política”. Eso sí, tienen claro hacia donde debería dirigirse su negociación a partir de 2018, y es a combatir la precariedad laboral:
  • Aumentar la presión fiscal a empresas tecnológicas con escasa mano de obra y a otras en las que primen los contratos temporales de corta duración. También a aquellas que no contratan a sus empleados, como algunas conocidas por su “economía colaborativa”: Deliveroo, Uber y Amazon son algunos ejemplos.
  • Eliminar bonificaciones a empresas que contraten temporalmente a víctimas de violencia de género, parados de larga duración, primer empleo, minusvalías… esas bonificaciones solo deben otorgarse por firmar contratos indefinidos.
  • Ejercer una política fiscal penalizadora para las empresas que no cumplan con la Seguridad Social, impidiéndoles incluso el acceso a inscribirse en concursos de obra pública.

Confederación General del Trabajo - CGT

En CGT directamente no gusta el acuerdo: “es darle de comer al PP cuando ellos son los responsables de la devaluación salarial generalizada y la debacle de las cotizaciones en la Seguridad Social”. Así de contundente se muestra Desiderio Martín, Secretario de Formación y Salud Laboral, que acusa a CCOO y UGT de “estar permitiendo las ilegalidades de millones y millones de trabajos que se están realizando sin pagar”. Martín dice que le han dado carta blanca a un gobierno que “ha estructuralizado la precariedad” y que se beneficiará políticamente de haber firmado un Pacto Social para 2020, que, como colmo, es insuficiente: “es una vergüenza con respecto a las necesidades salariales que tiene la gente cuando alrededor de 13 millones de personas no llegan a cobrar 850 euros en España” apuntando también que este sueldo es 100 euros inferior a la pensión media.
CGT no está de acuerdo ni siquiera con desde dónde han partido: solo subir el salario mínimo sin tener en consideración las contrataciones realizadas durante la última década, con sueldos inferiores a los que se pagaban antes por ejercer las mismas funciones. Desiderio Martín, como Laura Estévez de USO, fija el SMI en el marco de la carta europea: alrededor de 1.200 euros: “eso sí sería dar cumplimiento a la Carta Europea que supuestamente todos los países, firmantes o adherentes, deberían cumplir” dice Martín, aunque en CGT creen que debería ser un incremento inmediato y no progresivo en varios años.
No están a favor de la mesa que compone Ministerio de Empleo, CCOO, UGT y las patronales CEPYME y CEOE, aunque “son consecuentes con las políticas de Pacto Social a las que se lleguen”. CGT, explica Desiderio Martín, si tuviera que asistir a este tipo de reuniones sería solo en calidad de representación: “son los trabajadores y trabajadoras los que tienen que decidir y no la CGT como estructura organizativa”. Su trabajo se centra en movilizar a las clases trabajadoras y estar en las negociaciones colectivas y concretas en las empresas. Aun así, en los próximos años su visión organizativa de las políticas sociales pasaría por:
  • Garantizar pensiones contributivas dignas, que además no pueda estar por debajo del salario mínimo de 1.200 euros.
  • Reformar el sistema de cotización: eliminar subvenciones a fondos privados de pensiones, eliminar el tope de cotización de los 40.000 euros de salario anual, para que los trabajadores que estén por encima de ese salario tengan también una presión fiscal progresiva con respecto a su sueldo, y las rentas más altas paguen más impuestos.
  • Derogar las últimas dos reformas laborales: la que llevó a cabo el gobierno de Zapatero (2010) y el de Rajoy (2012).
  • Garantizar el Derecho a Huelga y de Negociación Colectiva “que cada día se ven más amenazados” alega Martín.
http://www.teinteresa.es/espana/subida-salario-cgt-uso-ccoo-ugt-empleo-patronal_0_1927607714.html

España a la cabeza de la UE por desigualdad

La Comisión Europea, es decir el gobierno de la Unión Europea, ha suspendido a España por su muy alta cota de desigualdad en ingresos de la ciudadanía. La sitúa a la cabeza de los países europeos más desiguales. Más desigual que Bulgaria, más que la agredida y destrozada Grecia y más desigual que Lituania.
Lamentablemente el problema de la desigualdad es general, aunque España se lleve la palma. Según informa la Unión Europea, un 30% de los ciudadanos europeos (casi un tercio) no han recuperado todavía los niveles de igualdad que había antes de que estallara la crisis en 2007 y se extendiera como mancha de aceite. Y España, pese a la cacareada recuperación proclamada por el gobierno Rajoy, sus voceros y tiralevitas, está en una de las peores situaciones europeas de desigualdad.
La Comisión Europea asegura que el Reino de España apenas ha rebajado el riesgo de pobreza y exclusión social y que las personas empobrecidas son demasiadas. Y destaca los pésimos resultados de España en reducir la desigualdad y la pobreza por la ausencia de políticas sociales que merezcan tal nombre.
Resultado de imagen de España a la cabeza de la UE por desigualdadPor eso el Reino de España es campeón en abandono escolar, en jóvenes que no estudian ni trabajan, jóvenes sin futuro (y por supuesto sin presente), en hombres y mujeres en riesgo de pobreza y exclusión, en pensiones insuficientes, en demasiadas personas con escaso nivel educativo… El Reino de España es el paraíso de la desigualdad en Europa.
Esa desigualdad se traduce en que casi 13 millones de personas en este país (y somos 46 millones) están en riesgo de pobreza o exclusión social. Así lo afirma el informe El Estado de la Pobreza. España 2017, documento con datos al día sobre el riesgo de pobreza o exclusión social según el indicador que utiliza la UE, AROPE (por sus siglas en inglés de riesgo de pobreza).
El índice AROPE se basa en la Tasa de Riesgo de Pobreza Relativa (ganancias económicas menores del 60% del ingreso nacional medio), Baja Intensidad del Empleo en Hogares (personas mayores de 18 años que solo consigan trabajar la quinta parte de posibilidades de empleo que necesitan en el último año) y Privación Material Severa, como no poder poner la calefacción, no poder pagar el alquiler mensual o no poder comer pollo dos veces por semana. La peor noticia del citado informe es que aumenta la privación material severa.
La cifra exacta en España de personas en riesgo de pobreza es 12.989.405. Casi 28% de la población total y cuatro puntos y medio por encima de la media europea del 23,4%. De esos casi 13 millones en riesgo de pobreza, un millón y medio de personas sufren pobreza severa. Lo que nos lleva a concluir que tal vez los datos macro-económicos de los que presume el gobierno hayan mejorado, pero la pobreza ha aumentado y los pobres no notan la recuperación en absoluto. Y no lo notan porque falla estrepitosamente la redistribución de la riqueza. Y la redistribución de riqueza ha de hacerse por medio de  un sistema justo, progresivo y suficiente de impuestos que proporccione al Estado los recursos suficientes para asegurar una vida mínimamente digna a la población. Ese es el camino.
Pero resulta que, según datos de Erostat de presión fiscal en la UE en 2015, España está casi siete puntos por debajo de la media de los 19 estados de la Zona Euro. Si el volumen de impuestos recaudados fueran los de esa media de presión fiscal, España recaudaría 58.000 millones de € anuales más y habría más justicia.
https://xacata.wordpress.com/2017/12/04/espana-a-la-cabeza-de-la-ue-por-desigualdad/

2006-2014: La productividad aumentó un 14% a costa de reducir las plantillas en un 21%

La productividad media por empleo en España aumentó un 14% durante el periodo estudiado, pero no porque los trabajadores se hicieran más valiosos o eficientes, sino porque la destrucción del empleo alcanzó a un 21% de los puestos de trabajo.
El Estado Español dejó atrás lo peor de la crisis en 2013 e inició la recuperación en 2014 habiendo incrementado su productividad por el camino en un 14%. Sin embargo, un aumento así se puede lograr de varias maneras, aumentando el rendimiento medio de los trabajadores mediante la formación o el uso de las nuevas tecnologías, o directamente despidiendo plantillas y aligerando el peso del factor trabajo en las empresas. Y este segundo camino es el que, de forma mayoritaria se ha seguido entre 2006 y 2014, durante los peores años económicos de la historia reciente de España.
Así lo pone de manifiesto el informe Evolución del tejido empresarial español de 2006 a 2014, del IESE Business School, pone en cifras este concepto denominado productividad aparente de la economía, en tanto que no es del todo real.
Para ver como funciona basta observar que la productividad media por empleo en España aumentó un 14% durante el periodo estudiado, pero no porque los trabajadores se hicieran más valiosos o eficientes, sino porque la destrucción del empleo alcanzó a un 21% de los puestos de trabajo, mientras que la facturación de las empresas descendió un 10%. Es decir, que las empresas ingresaron menos, pero con muchos menos recursos.
Por lo tanto, se puede afirmar que fue el aumento de los ritmos de producción de los trabajadores -menos trabajadores para producir lo mismo- el factor que, junto a la rebaja generalizada de los salarios, permitió a las empresas recuperar unas tasas de beneficio que cayeron abruptamente durante el período más intenso de la crisis.
http://kaosenlared.net/2006-2014-la-productividad-aumento-14-costa-reducir-las-plantillas-21/

Los regalos de “navidad” del Estado español en materia de derechos sociales

Negación del Derecho Humano esencial a la protección de la Salud
Negación del Derecho Humano a un salario mínimo suficiente
Negación del Derecho Fundamental a la Huelga


Resultado de imagen de derecho a la salud imagenes forgesTres decisiones muy graves, que han sido adoptadas por el “estado español” a través de sus distintos poderes:
La primera, la negación de la asistencia sanitaria universal a las personas migrantes “sin papeles” adoptada por el Tribunal Constitucional, que tira abajo el decreto de la Generalitat del País Valenciá.
La segunda, la negación de un Salario Mínimo digno y suficiente, al cerrar un “pacto social” entre el Gobierno, Patronal y Sindicatos del régimen (CC.OO y UGT), fijando el mismo muy por debajo de las necesidades vitales de las personas e incumpliendo claramente la Carta Social Europea.
La tercera, la negación del Derecho a la Huelga de los y las trabajadoras encargadas del control de pasajeros en el aeropuerto de Madrid (Barajas), adoptada por un Juzgado de Madrid, ante demanda de la patronal que solicitaba que la huelga fuera declarada “ilegal”, antes de hacerla.
Desde CGT denunciamos estas políticas caníbales contra los Derechos Humanos que violan de manera sistemática “las propias reglas de juego” que las “llamadas” democracias dicen tener para la convivencia social y la defensa del interés general.
El Derecho a la Asistencia Sanitaria Universal para cualquier persona, resida donde resida y con independencia de sus “status de ciudadanía”, es un Derecho Humano Fundamental, a la vez que la Carta Social Europea, obliga a todos los estados firmantes a cumplir con este Derecho Fundamental: “Las Partes, al suscribir la Carta Social Europea (…) han aceptado perseguir por todos los medios útiles la realización de condiciones aptas para asegurar el ejercicio efectivo de un cierto número de derechos, especialmente el derecho a la salud, el derecho a la seguridad social, el derecho a la asistencia social y médica y el derecho a los servicios sociales” (…)
Diferentes Estados firmantes de la CSE han sido condenados por violación del derecho a asistencia sanitaria, alimentación, vestido y alojamiento (arts. 11,1, 13,1 y 4, 19.4, 30 y 31,2) que todo Estado que ratifique la CSE debe observar.
Resultado de imagen de SMI dignoLa necesidad de un SMI digno y adecuado a las necesidades vitales, al menos que se sustentara en lo establecido en la CSE, es decir el 60% del salario medio, debiera haberse establecido en 1.126,86 € en el estado español.
Los distintos aparatos del régimen (gobierno, patronal, CC.OO y UGT), han realizado un “pacto de país”, para que el salario mínimo, ni tan siquiera en el 2020, llegue a los 900€.
Gobierno y oligarquía económica, es decir, las grandes empresas, especialmente las del Ibex 35, que acumulan beneficios escandalosos para repartírselo entre sus accionistas y directivos, a costa de una devaluación masiva de los salarios desde la Reforma Laboral del 2012, y la sobre explotación de los millones de personas que acceden al trabajo desde esa fecha, deben estar “muy satisfechos, puesto que este pacto de país, apalanca, aún más, un mercado laboral precario, empobrecido y muy desigual”. La vergüenza reside en todos los firmantes y especialmente en quienes se denominan “sindicatos” que avalan los intereses del capital.
Resultado de imagen de Derecho Fundamental a la Huelga CGTEl Derecho Fundamental a la Huelga, una vez más, ha sido cercenado y violado, a costa de Sentencias y/o Autos de Jueces que dictan las mismas, al dictado de los intereses del capital y sus representantes, los empresarios.
Cerrar el año de esta manera, significa colocar los Derechos Humanos y los Derechos Sociales, no en el árbol de la “navidad”, sino en el cubo de los desperdicios, que este estado (al igual que la U€), con sus distintos gobiernos, colocaron en el centro de la vida de millones y millones de personas, desde su “crisisestafa”, hace ya 10 años.
Las clases asalariadas, los millones de pensionistas, las personas excluidas y pobres, la inmensa mayoría social, tenemos que decir BASTA nuevamente y con mucha mayor presencia en la calle.
Nos encontramos en una “guerra” sin cañones, donde sus leyes y sus sentencias, han destruido la convivencia social, la dignidad humana y nos han empobrecido material y psicológicamente, reduciéndonos a un “factor económico” o a meras mercancías de usar y tirar.
El 2018 tiene que ser un año de esperanza para los millones y millones de personas ninguneadas, robadas y expoliadas. Está en nuestras manos cambiar esta realidad  de miseria colectiva.  La respuesta en la calle y el conflicto son la única garantía que nos dejan para alcanzar una vida digna para todos y todas.
LA MOVILIZACIÓN ES LA ÚNICA SOLUCIÓN
Por el SP del Comité Confederal
Madrid, 22 de diciembre de 2017
http://rojoynegro.info/articulo/ideas/los-regalos-%E2%80%9Cnavidad%E2%80%9D-del-estado-espa%C3%B1ol-materia-derechos-sociales

IAG irrumpe en la puja por Niki

Resultado de imagen de niki airlinesIAG es uno de los cuatro postores para hacerse con los activos de la aerolínea austriaca Niki, filial de la desaparecida Air Berlin, según informa Reuters, que cita a tres fuentes familiarizadas con las conversaciones. El ‘holding’ que agrupa a Iberia, British Airways (BA), Vueling, Aer Lingus y la marca Level es el favorito para hacerse con la aerolínea. Si no se llega a un acuerdo con IAG es posible que la empresa fundada por el expiloto de Fórmula 1 Niki Lauda se reparta entre varios compradores.
IAG, que ya presentó en su momento una oferta para hacerse con activos de Air Berlin, se hizo recientemente con los derechos de despegue y aterrizaje (‘slots’) de la fallida aerolínea Monarch en el aeropuerto londinense de Gatwick, superando a otras compañías interesadas como Easyjet, Wizz y Norwegian, revelaron varios medios.
Los administradores apuntan a un acuerdo para finales de la próxima semana en las negociaciones para la venta de Niki, después de que Lufthansa desistiera de la operación. Seis partes presentaron ofertas antes de la fecha límite del jueves, cinco de las cuales eran vinculantes, dijo el administrador de Niki (Privatair pretende quedarse con el 100% de Niki).
Niki mantendrá sus derechos de despegue y aterrizaje (‘slots’) mientras el Ministerio de Transporte de Austria examina su solicitud de insolvencia, han señalado desde el regulador aéreo Austro Control. Los 21 aviones Airbus de Niki no pertenecen a la compañía sino que son alquilados y el principal activo de la aerolínea son sus derechos de despegue y aterrizaje en aeropuertos como Viena, Palma de Mallorca o Düsseldorf.
Entre las compañías interesadas en los activos de la aerolínea austriaca figuran Ryanair, el operador turístico Thomas Cook y según la prensa alemana, Tuifly, la aerolínea del operador turístico Tui, además de que el operador suizo PrivatAir había expresado su interés.
http://www.preferente.com/noticias-de-transportes/noticias-de-aerolineas/iag-irrumpe-en-la-puja-por-niki-272117.html

20 dic. 2017

GALERIA DE BUITRES CDXVII

Así crece la gran banca: gana 15.800 millones y recorta 18.200 empleos en cinco años
El negocio bancario está cambiando en España, y eso está teniendo notorios efectos en tres planos: la rentabilidad de los cuatro grandes (Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia) tiende al alza con un registro de 15.857 millones de beneficios en cinco años, periodo en el que las plantillas han sufrido una sangría que alcanza las 18.278 bajas y en el que la competencia ha sido achicada mediante unos procesos de concentración en los que esos bancos han engullido a ocho competidores, la mayoría procedentes del quebrado y rescatado sistema de cajas de ahorro.
El ERE firmado esta semana por una amplia mayoría sindical con las direcciones de Santander y Popular, que verán mermadas las plantillas de sus servicios centrales en otros 1.100 empleos cuando hace menos de un año que ambas entidades cerraron sendos ajustes de 1.380 y 2.592, es, hasta ahora, el último capítulo de una serie de recortes de empleo que viene de atrás y que lleva camino de continuar.
Resultado de imagen de El negocio bancario en España viñetasTodo apunta a que la reducción de las plantillas en el sector continuará, pese al avance del negocio bancario a costa de las cajas como consecuencia del proceso de bancarización y concentración; básicamente, por la combinación de dos factores relacionados con el modelo de negocio.
Uno tiene que ver con los procesos de digitalización del sector y el avance de la ciberbanca, que han llevado a que el 54,6% de los 29 millones de internautas españoles, casi 16 millones de personas, haga gestiones financieras por internet en lugar de desplazarse a su sucursal.
El otro afecta directamente a las infraestructuras, por el cierre de oficinas como consecuencia de las duplicidades que afloran en las redes de sucursales conforme se suceden las absorciones y por el progresivo abandono de las plazas rurales, que ha llevado a que casi la mitad de los municipios del país (3.899 de 8.117) carezca de oficina. 

Los dos grandes bancos

Más de la mitad de esos beneficios y casi dos tercios de las bajas del periodo 2012-2016 se concentran, según los datos de sus propias memorias y los anuarios de la AEB (Asociación Española de la Banca), en los dos grandes del sector: Santander y BBVA, que acumulan, respectivamente, 4.888 y 4.800 millones de ganancias netas y 5.513 y 1.270 rescisiones de contratos, ya sea por prejubilación, EREs, despidos, bajas voluntarias u otras causas.
No obstante, el saldo final de sus plantillas entre esos dos ejercicios positivo, ya que el balance final incluye las reducciones de plantillas de las entidades que han ido absorbiendo. 
En el caso de Santander, su aumento formal de plantilla de 4.313 se produjo tras absorber, en 2012, a 9.826 trabajadores de Banesto (8.103) y Banif (278), absorbidos en 2012. BBVA ganó 5.212 trabajadores, aunque ese saldo llega tras hacerse en 2013 con Unnim (1.603) y en 2016 con Catalunya Banc, que había entrado en 2012 con una plantilla de 4.879. 

Las dos grandes excajas

CaixaBank, que ya ocupa el segundo puesto del sector en depósitos (203.496 millones por 205.097 de Santander y 198.256 de BBVA al cierre de junio) y que acumula en ese lustro un beneficio de 3.027, presenta una evolución similar a la de sus dos principales competidores: creció en 7.488 trabajadores, aunque después de integrar los 11.736 de Banca Cívica (7.500 en 2012), Bankpyme (232 ese mismo año), Banco de Valencia (1.747 en 2013) y Barclays (2.257 en 2015), lo que deja un recorte real de 4.248. 
La reducción de plantilla en ese mismo periodo de cinco años de la otra gran caja bancarizada, Bankia, que cerró de 2012 con un agujero oficial de 18.306 millones para encadenar cuatro ejercicios con beneficios netos por 3.142, alcanza los 7.247 empleados tras haber integrado su división de banca privada, con 106 trabajadores, en 2013. 
Los cuatro mantenían al cierre de 2016, según indican sus memorias, presentadas en este tercer trimestre de 2017, un total de 100.442 empleados (32.403 CaixaBank, 31.351 BBVA, 23.017 Santander y 13.571 Bankia) que suponen más de la mitad de los 194.283 del sector, según el Banco de España. También acumulan, con esas 18.278 bajas, algo más de un tercio de las 53.810 que suman las entidades financieras desde el cierre de 2011.

Dos bancos que ganan y contratan y otro que se extingue

Sin embargo, no toda la banca sigue esa misma tendencia. Sabadell y Bankinter combinan los beneficios con aumentos de plantilla, algo especialmente notorio en el primero, en pleno proceso de expansión, mientras Popular se encuentra en vías de absorción tras su ‘resolución’ y venta a Santander por un euro en junio. 
Sabadell y Bankinter suman beneficios por valor de 3.602 millones de euros (2.120 y 1.482) y aumentos de personal por 8.711 (8.038 y 637) en ese lustro. El primero, tras una intensa participación en los procesos de fusiones y absorciones, del que el segundo, que cerró el último ejercicio con 4.577 trabajadores, se ha mantenido al margen. 
La plantilla de Sabadell ha crecido en 15.270 personas al pasar de los 10.675 con los que cerró 2011 a los 25.945 de 2016. Su gran expansión se produjo el primer año de ese lustro, durante el que incorporó a la CAM (5.700 empleados) y a los bancos Guipuzcoano (557), Urquijo-Sabadell Banca Privada (207) y Gallego (768). 
Por último, Popular, formalmente considerado el sexto banco del país hasta su ‘resolución’ la pasada primavera, arroja resultados negativos tanto en el negocio como en la evolución de la plantilla. El saldo de beneficios y pérdidas en los ejercicios de 2012 a 2016 suma números rojos por valor de 5.186 millones, un declive que fue acompañado de la rescisión de 2.654 contratos para quedarse en 11.948 pese a integrar los 1.402 de Wiznik (520), Targo (702) y su división de banca privada (180), mientras su filial Pastor perdía otros 2.533 al pasar de 3.575 a 1.022.
http://www.publico.es/economia/bancos-crece-gran-banca-gana-15800-millones-recorta-18200-empleos-cinco-anos.html

Los aeropuertos españoles superarán los 245 millones de pasajeros en 2017

Los 46 aeropuertos gestionado por la sociedad semipública Aena en España batirán este año un nuevo récord al facturar unos 245 millones de pasajeros, dijo el martes el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en un encuentro con empresarios y periodistas.
El año pasado, algo más de 230 millones de pasajeros pasaron por las instalaciones aeroportuarias de Aena, un aumento del 11% sobre 2015 gracias a la pujanza del sector turístico.
Aeropuerto de Murcia-San Javier. E.P.El récord de 2016 ya fue superado en los primeros 11 meses de este año. Según datos publicados el martes por Aena, entre enero y noviembre llegaron 232 millones de pasajeros a sus aeropuertos españoles, un aumento del 8,2% sobre el mismo periodo del año anterior.
Solo en noviembre, los aeropuertos de Aena registraron 16,5 millones de pasajeros, un aumento del 9,3 por ciento sobre el mismo mes del año anterior, destacando Madrid-Barajas como primer aeropuerto de la red, con más de 4,1 millones de pasajeros (+6,2 por ciento). En segundo lugar se situó Barcelona-El Prat, con más de 3,1 millones de pasajeros (+5,0 por ciento).
El mes de diciembre es, junto con la temporada estival, una de las épocas del año en las que hay más número de vuelos. El año pasado, 15 millones de pasajeros pasaron por los aeropuertos domésticos de Aena ese mes.
A la red de los aeropuertos de Aena en España se sumará en 2018 el aeródromo de Murcia, dijo el martes el ministro de Fomento. "El Aeropuerto Internacional de Murcia es un gran proyecto y Aena tiene una solvencia suficiente para gestionarlo", dijo de la Serna.
Aena fue el único grupo que presentó en octubre una oferta por el aeropuerto murciano, que fue construido con capital privado entre 2008 y 2012 pero nunca se abrió al tráfico.
Hasta la fecha, Aena usaba en esta región las instalaciones del aeródromo militar de San Javier, a solo 23 kilómetros de distancia del aeropuerto de Murcia, para operar vuelos civiles.
El ministro, además, aseguró que "no hay intención" de vender un paquete de acciones de Aena. El Estado es el máximo accionista del gestor aeroportuario con un 51% a través de Enaire; el resto está en manos privadas (fundamentalmente, fondos extranjeros), tras la colocación realizada en febrero de 2015.
El ministro de Fomento fue preguntado sobre si había previstas nuevas privatizaciones en Aena después de conocerse que el Estado vendió el lunes otro 7% de Bankia.
http://www.publico.es/economia/aeropuertos-espanoles-superaran-245-millones-pasajeros-2017.html

El atraco sindical de los ERE

Si nadie nos coacciona a la hora de votar, tenemos el gobierno que nos merecemos. Si nos afiliamos voluntariamente a un sindicato, tenemos los sindicatos que nos merecemos. Unos y otros, gobiernos y sindicatos, están ahí porque nosotros lo hemos querido. Son nuestros representantes. Esa es la tragedia que se oculta tras la cada vez más profunda involución social. Un mal que viene de abajo-arriba, sin complejos ni eximentes. Con nuestro aval. Y contribuyendo de paso a fomentar una cultura de sometimiento y resignación que hace innecesario a los poderosos emplear la fuerza para alcanzar sus objetivos.
Esa sería una de las explicaciones posibles de lo que acaba de suceder en la próspera Austria. Donde gracias al apoyo de una parte importante de la población, un reconocido partido xenófobo ha logrado por segunda vez entrar en el gobierno de la nación. Jibarizando eso que llaman democracia y no es sino una tómbola que se activa cada cuatro años. Una mera técnica de tanteo. Como una rifa o una quiniela. Con solo introducir en la urna una papeleta ya precocinada con el nombre del partido y los de su tribu. Sin apenas capacidad de deliberación ni menos de decisión por la ciudadanía. Pero también programados de abajo-arriba, soberanamente.
Y así proceso tras proceso electoral, nos vamos alejando cada vez más de algo que se parezca mínimamente a la verdadera política, y adoquinando el camino para que los que vengan detrás reproduzcan ese ADN de mansedumbre porque es la costumbre. La libertad de elegir y consumir contra el derecho a decidir por uno mismo y aprender de la experiencia vivida y no diferida. Lo hemos visto en el Ayuntamiento de la capital, donde la iniciativa ¡Madrid decide! , que ofrece a los ciudadanos la posibilidad de participar telemáticamente en el gobierno de la ciudad, está resultando un completo fracaso. La gente no “quiere complicarse la vida”. Ni una sola de las propuestas planteadas ha suscitado respuestas que hayan superado los 7.000 apoyos en un censo de 2,7 millones de habitantes.
Pero sería derrotista y falso atribuir toda la culpa a los representados, esos que hemos llamado “los de abajo”. En realidad los actos de abulia, la mentalidad conservadora, la cobardía y el conformismo están instigados por los actores intermedios que hemos aceptado gustosamente porque viene en el guion. Esos agentes institucionales oficialmente encargados de la gestión de lo público en nuestro propio nombre. Partidos y políticos, sindicatos y sindicalistas, y en ese orden de cosas todos los órganos de mediación a los que el hombre y la mujer de la calle entregan un cheque en blanco cada equis tiempo para que les suplanten. Sin contrato por medio y sin capacidad efectiva de reversión cuando la cruda realidad desmiente las burdas promesas hechas. Uncidos al yugo de la patraña compartida, víctima y verdugo terminan confundiéndose.
Resultado de imagen de El atraco sindical de los EREEl ejemplo más indecente de esta canibalización ambiente lo tenemos en el infame y boyante tráfico de los ERE. Un chollo para los sindicatos de la concertación (CCOO y UGT) que hacen caja cobrando cantidades multimillonarias por asesorar en los despidos masivos que las empresas aprueban al amparo de la legislación laboral. En teoría emplean a sus abogados y contables para verificar las partidas de las prestaciones a pagar. Aunque en la realidad esa intermediación se convierte en un floreciente negocio para las estructuras sindicales. De manera que la teoría de “lucha de clases” se convierte en un “compadreo de clases” desde momento en que empresarios y líderes sindicales comparten botín. A más despidos, más negocio para todos.
Así se produce esa grandísima anomalía consistente en que a pesar de la crisis que ha llevado a España a ser el segundo país de la Unión Europea con mayor índice de paro y uno de los que tiene la tasa de precariedad en el trabajo más elevada, el carrusel de los ERE siga en máximos. Ahora mismo Banco Santander y Bankia están inmersos en sendos expedientes de regulación de empleo, según el cínico eufemismo al uso para camuflar lo que significa el desempleo forzado. En el primer caso afectando a 1.364 personas y en el segundo a 2.510. Una enorme clientela para el sindicalismo de amiguetes, que hace más ricos a CCOO y UGT y contribuye con la cascada de prejubilaciones anexas a empeorar aún más el futuro de la caja de pensiones.
En este sentido el expediente Bankia resulta especialmente odioso. Cuando su cúpula dirigente y las de Comisiones y Ugeté alcancen sus últimos objetivos sindicales, se consumará un atraco histórico. Porque el dinero que se utilizara para destruir esos miles de empleos y pagar generosamente a los comisionistas en las negociaciones habrá salido de los más de 16.000 millones de euros sacados a los españoles para el rescate de CajaMadrid-Bankia. Y por si fuera poco, el fortunón sindical recaerá en las mismas centrales condenadas, persona interpuesta, por el repugnante affaire de las tarjetas black. Afortunadamente aún quedan sindicatos íntegros, como CGT y CNT, que solo se financian con las cuotas de sus afiliados, se niegan a pastelear con los ERE y renuncian al maná de las subvenciones para formación.
Terminemos con un acertijo: ¿por qué casi no se informa de lo que ocurre en el macrojuicio de los ERE de Andalucía? Por eso mismo, porque se trata de un chanchullo entre la Junta, empresarios y los sindicatos CCOO y UGT para repartirse alrededor de 855 millones de euros (la barbaridad de unos 142.000 millones de las antiguas pesetas) entre amigos, familiares, conocidos y adictos a la causa. Un proceso que ha llevado al banquillo a dos presidentes de la Junta de Andalucía (además de presidentes del PSOE) y a 16 altos cargos de su gobierno por presunta prevaricación y malversación de fondos públicos desde el poder está pasando sin pena no gloria por el increíble hecho de que los responsables son “unos de los nuestros”.
Rafael Cid
http://rojoynegro.info/articulo/ideas/el-atraco-sindical-los-ere